miércoles, 1 de diciembre de 2010

La guillotina.

La guillotina falló, y según lo establecido, el condenado a muerte pudo marcharse en total libertad, con regocijo ante los presentes, luciendo airoso la integridad de sus elementos.

1 comentario:

Patricia dijo...

Por fin puedo volver a leerte amigo!!! Un gusto.
Te dejo un montón de besos de corazón