viernes, 27 de noviembre de 2015

Las migas



    1. Se supuso entrañable la mañana, todos juntos a la lumbre, pero las migas de la abuela; nos desamigaron.
       
      Toda la vida buscando un amor, lo llevó a erradicar su soledad habitando casas ocupadas.

      Mi soledad, es la compañía que tú tienes; paradoja en el contraste.

      Cuando se siente solo, se sienta, y así distrae el concepto en el cambio de género.

Sucedidos


Dicen que dicen que sucedió un sucedido de un verídico, que sembraba gentes.

Morir de alegría no le produjo ninguna pena.

No se marchó, no. Se marchitó, y buscó cualquier escusa en la brisa para desplazarse.

Por Halloween, un muerto se cagó en los muertos de otro muerto, y estos tomaron represalias contra él.

Le dolía y tenía muy mala calabaza; a través de sus ojos, por Halloween, se podían observar las ideas apagadas.

Paseando por el cementerio vi mi nombre en una tumba, desde entonces vivo demuestrando, sin frutos, que existo, que no soy ese.

    Zapatos

    No podía ahorrar nada, porque se había echado por esposa una ciempiés; todos los días zapatos.

    Buscó sus zapatos hasta la saciedad, cansado tomó el diccionario y encontró, por fin, la acepción que deseaba.

     No sabía escribir zapato, pero sabía atar perfectamente los cordones de sus microrrelatos.

    Por qué lees

    -¿Por qué lees? -Porque aburre menos.

    Silencios en soledad

    Prefirió los silencios en compañía, que las conversaciones en soledad.

    Una desconocida

    La miró con la boca, después la besó con la piel y finalmente la acarició con los ojos; era una desconocida de muy buen ver.

    lunes, 31 de marzo de 2014

    Sobre los microcuentos de amor

    15 de sept.
    Harto de que solo los de amor tenían exito; decidió escribir sobre ellos, pero ninguno llegaban al matrimonio.
     
     

    viernes, 5 de octubre de 2012

    Corazón de pelusa


    Absolutamente convencida de que su "Yo" era humano, salió del baúl de las muñecas para regocijarse entre una multitud de niños de verdad.

    martes, 3 de julio de 2012

    Las sombras.




    Un prestigioso científico defendía que eran más exactas las sombras que los objetos en sí.
    -¡Tamaña holganza!- ratificaban los colaboradores entre risas y abucheos. -Las sombras son difusas y deformes, casi imperceptibles, decoloradas...
     Cientos eran los  argumentos que rebatían fácilmente la insulsa teoría, pero todas, absolutamente infames,  se desplomaban desde el mismo momento en el que todo acababa y decenas de precisas oscuridades, salían azoradas del auditorio.

    domingo, 13 de mayo de 2012

    Traje y personaje.

     Pasa el día y comienza la tarea de desprenderse del traje, se sacan los zapatos, los largos calcetines, los enguates de las mangas y finalmente el cuadrado muñeco. Sudoso te miras al espejo y piensas, ahí mejor que nunca, que es imposible desprenderte de tu verdadero personaje.