viernes, 5 de octubre de 2012

Corazón de pelusa


Absolutamente convencida de que su "Yo" era humano, salió del baúl de las muñecas para regocijarse entre una multitud de niños de verdad.

2 comentarios:

Roberto LopezGarcia dijo...

Mi hija le habla a su muñeca.
Es que humanizamos a nuestros amigos invisibles.

Saludos!

escribes conmigo dijo...

al menos tuvo el valor de salir

pig