lunes, 14 de junio de 2010

El Bebé.

Al bebé le han regalado un osito de peluche; Ojos saltones, boquita alegre.
En su juego, enloquecido lo toma y lo retuerce, lo colma de zarpazos y con un torpe y súbito abrazo se lo coloca estremecido a su costado.
<<¡Llegó la hora del baño!>> Le exclaman, y el nene arruga su frente y comienza un caluroso llanto. La madre piensa: Tiene hambre.

1 comentario:

silvia paton dijo...

Me encanta lo del osito y lo del niño.
Me apunto la dirección de tu blog para ver qué cosas publicas.
Me gusta mucho.