martes, 26 de agosto de 2008

Castillo de arena.


Un grupo de niños formaron un precioso castillo de arena en la playa.
El castillo se quedó solo y comenzó a subir la marea.
Impotente y seriamente amenazado, se puso en pié y de espaldas al mar; corrió con pasos de gloria hacia una alta duna.

2 comentarios:

Darilea dijo...

Ay quién pudiese correr hacías las dunas cuando la mar aprieta.
Besitos :-)

Estelar dijo...

Ufff, ¡Qué cierto es eso amiga!

Quien pudiese correr de los problemas... ¡Ayyy! (Me has hecho suspirar)

Un besito amiga, espero conocerte algo más pausado que un simple mensaje, podés apuntar en seguidora y yo podré leer algo tuyo.

Un besito (Van dos)